La Incredulidad, meditando en “fantasmas”

By November 10, 2017Español

Vivimos en un mundo actual donde las grandes fantasías de todo ser humano, se ponen a la vista por medio de la cinematografía; todos cuando somos niños, creemos y nos emocionamos con todos esos grandes héroes que veíamos en los cuentos (comics), en las caricaturas, o en las historias que nuestros padres nos decían. Ahora que algunos somos adultos, vemos con gran emoción todas esas grandes obras cinematográficas que están haciendo de todos nuestros héroes; Superman, Batman, spider-man, Thor, Star wars, etc. Vemos la fantasía hecha realidad en un mundo actual, pero en la pantalla grande.

Porque te digo todo esto, el ser humano quisiera poder ver, palpar, y admirar aunque sea a alguno de estos grandes héroes. Pero el mundo real en el que vivimos es completamente distinto, nuestra vida de fantasía se torna en una vida de incredulidad; el diccionario la define como el rechazo u oposición de una persona a creer en algo o en alguien. El ser humano tiene miedo a lo desconocido, a lo que no puede ver, a lo sobrenatural de las cosas en la vida real, por eso muchas veces no creemos lo increíble que pasa en ciertas personas o hechos que nos dicen.

Cuando leí la biblia sobre ( Juan 6: 15-21 ), me encontré con algo que hasta hoy en la actualidad existe; y es el miedo a lo desconocido, a la incredulidad de ver a personas que pueden hacer milagros o prodigios como los hizo Jesús. Leyendo un poco más atrás de este texto, Jesús hace algo sobrenatural, un gran milagro de proveer para dar de comer a 5 mil personas con 5 panes y 2 pescados; esto fue algo espectacular, y la gente se maravilló porque les proveyó lo que necesitaban, más adelante Jesús hace algo que los llena de miedo a todos los discípulos, ” camina sobre el agua ” imagínense las caras de los discípulos llenos de miedo, aterrorizados por ver algo sobrenatural, por lógica no creían que podrían ver algo así nunca, por eso tenían miedo, no podían creer lo que veían; estaban incrédulos.

La incredulidad es un grave problema en la vida del cristiano y del no cristiano; la incredulidad es el pecado que sirve como puerta al reino de diablo, lo que la incredulidad es para la condenación, la fe es para salvación.

En Hebreos 3:12 dice: “mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo”. La incredulidad es a la fe, lo que las tinieblas a la luz. Si apagamos la luz, llega la obscuridad, y nos quedamos sin saber qué hacer. La incredulidad se encuentra donde no hay fe, y donde hay una fe completa y que sea perfecta, no hay cabida para la incredulidad.

Existen varios tipos de incrédulos

1.- ateos: niegan la existencia de Dios.  2.- paganos: no creen que la biblia es la palabra de Dios.  3.- agnósticos: no afirman, ni niegan la existencia de dios, es una persona neutra que limita sus respuestas a ” yo no sé “. 4.- filósofos: forman sus propias opiniones a pesar de lo que dice la biblia.  5.- Modernistas: se apoyan más en los conceptos modernos. Y 6.- los evolucionistas: piensan que el mundo se hizo hace millones de años, y que el ser humano ha evolucionado desde que era un mono hasta lo que es el hombre actual.

Como ven la incredulidad está a la orden del día, aun en el mundo cristiano, dudamos de que Dios nos pueda ayudar, limitamos a este Dios poderoso y misericordioso, a que no tiene tiempo para nosotros, a que no puede resolver este problema, a que esta persona ya no puede cambiar, esto es incredulidad.  El papa Benedicto XVI dijo; ” lo que me llena de asombro no es la incredulidad, sino la fe. Lo que me sorprende, no es el ateo, sino el cristiano ” la fe es nuestra poderosa arma contra todo, sé que es difícil confiar en lo que no vemos y palpamos, pero la fe en Dios es la que nos mueve a creer que grandes cosas pasan en el mundo que no vemos, no dejemos que nuestros sentimientos jueguen con nosotros.  El escritor Gabriel Garcia Marques dijo ” la incredulidad resiste más que la fe, porque se sustenta de los sentidos”.

Si dejamos que nuestros sentidos actúen primero que nuestra fe, entonces ahí si hay que tener de verdad miedo, así como los apóstoles con Jesús, al verlo caminar sobre el agua y pensaron que era un fantasma.

Nuestra fe en Dios sobrepasa cualquier entendimiento en aquellos que no ponen su confianza en Dios. Te exhorto a dejar de actuar como Tomas (Juan 20:24 y 25). A creer y tener fe que en realidad si existe un gran súper héroe, en el que puedas confiar.

Que Dios te bendiga,

-Jose Lopez