¿Qué pasaría si decides ir a comprar la despensa de la semana en Home Depot? ¿O Mascotas en Academy? No tiene sentido ¿verdad? Sin o vas a la Ubicación correcta vas a tener la Satisfacción Incorrecta.

Hablando de satisfacción, la pregunta oficial de la persona que te cobra en el supermercado es: ¿Encontró todo lo que necesitaba? La idea es ver si la tienda tiene lo que el cliente necesita. No necesariamente descubrir si el cliente no supo donde estaban las cosas. Se trata de medir la satisfacción de la persona. La implicación es clara: La satisfacción de las personas depende del objeto que buscamos y la tienda te lo quiere proveer ¡ambos ganan! Pero hay que ir al lugar adecuado.

Para el Rey David esto era claro cuando escribió este Salmo congregacional (Salmo 20), dejo claro que su satisfacción personal solo se encuentra en Rogar a Dios. Y aclara que se refiere al Dios de Jacob, ubicado en Sion. ¡Solo a ese Dios!

En nuestros días para muchos suena arrogante decir que creemos en el Dios de la Biblia como el Dios verdadero. Pero, ¿es arrogante albar lo que crees? por ejemplo, si yo hubiese sido operado del corazón exitosamente, ¿te gustaría que te recomendara a mi doctor? O ¿preferirías que te recomendara a mi mecánico? No solo te ofenderías que no te hubiera dicho la verdad, provocaría tu muerte si mi mecánico te cambia una arteria.

Por eso te voy a recomendar al Dios de Jacob, No solo te lo voy a recomendar te voy a invitar a que te unas en hablar bien de El como yo lo hago. ¡Cantando con Victoria y Alzando Bandera a Dios!  Así David en su satisfacción pide a la congregación, si me veo en angustia, vayan al lugar correcto y con el Ser Divino correcto: Rueguen al Dios de Jacob, a nadie más y cuando lo hagan, recuerden sus atributos, él es un Dios Santo que nos pide entrar de manera aceptable.

La limpieza de Dios, su pureza y su Santidad es para nuestra bendición. ¿Te gustaría que mi doctor se cambiara de guantes antes de hacerte la cirugía a ti? O ¿estaría bien contigo que usara guantes sucios? Puedo adivinar tu respuesta, la limpieza y la pureza de Dios es para tu beneficio. Lo cual nos debe recordar que nuestra limpieza la dejamos también en manos del que nos va a curar. El experto en limpiar vidas es Jesús, y ejemplos hay muchos, escritos en la Biblia y de gente que recién hoy está alzando una bandera de Victoria, porque el milagro de nacer de nuevo ocurrió en sus vidas. La obra de sustitución de Jesús en la cruz hace posible este favor inmerecido. Y todos dan testimonio de lo mismo, y cada quien en sus palabras dicen: Él toma nuestra suciedad para proveer nuestra limpieza, es una experiencia Divina, en espíritu y en verdad, y Dios lo hizo en mí.

Las personas que ha pasado por esta experiencia Divina dice con seguridad: En Dios confiamos. No una confianza ciega como muchos suponen. No una fe ignorante, una fe en quien conoces, porque se te ha revelado. No tiene que ser “perfecta” pero tiene que ser honesta. Una persona que conoce la Santidad de Dios, puede pedir conforme a la voluntad de Dios, por eso David sabe que puede pedir que Dios conceda los deseos de su corazón. La oración fundada bíblicamente es provocada por emociones que nacen de conocer a Dios y confiar en Él.

El carácter grupal de este salmo, nos enseña que David le pidió que rogaran en su angustia a creyentes de un mismo sentir, de tal manera que en tiempos de angustia no luchas solo, puedes pedir intercesión, es decir pedirle a otros que conocen a Dios que hablen con su Amigo Fiel, seguro pedirán con la fe de quién conoce al Doctor de Almas.

Sea lo que necesites para tu vida diaria, ven a la presencia de Dios, en el hay todo lo que necesitas. Si en esa conversación divina te preguntan, ¿Encontró todo lo que necesitaba? Espero puedas levantar bandera y decir: Más de lo que necesitaba, aún más de lo que me merecía y un grupo de amigos que pueden decir conmigo: En Dios confiamos.

-Francisco Garibay